© Vincent Bauza
Descubrir...

el patrimonio

Entre el estuario del Loira y el Océano Atlántico, Saint-Nazaire experimentó un rápido desarrollo y nació dos veces en un siglo. El descubrimiento de esta sección le ayudará a comprender la singular aventura humana de Saint-Nazaire, ciudad testigo del siglo XX. Sumérjase en la historia de Saint-Nazaire y conozca mejor su patrimonio…

Por los barrios

de Saint-Nazaire

Descubrir Saint-Nazaire significa dedicar tiempo a pasear y recorrer los diferentes ambientes de los barrios de la ciudad…

Por La Havane…

¿Y si hiciese un viaje en el tiempo?

El barrio de La Havane, con sus villas y calles tranquilas, cuenta la historia de la ciudad de los años 1900.
En plena expansión, esta ciudad industrial y portuaria tenía un alma viajera que miraba a todos estos buques que partían hacia América Central. Entre los destinos: Santander, La Habana, Veracruz… nombres que se pueden encontrar en los carteles de las calles de este pequeño barrio que domina el paseo marítimo y colores que aportan exotismo y sol a su estancia.

Otro punto de vista: para descubrir este barrio de la Belle-Epoque, hágase en la Oficina de Turismo con el plano de un recorrido de orientación por la ciudad de 1905 (en francés).

El barrio del Petit Maroc

A pesar de sus numerosas transformaciones, este es el barrio histórico de Saint-Nazaire, idealmente situado en la desembocadura del Loira. Su desarrollo y urbanización tuvieron lugar sobre todo a partir del siglo XIX. Es imprescindible pasear por el barrio, especialmente a lo largo de la dársena, construida entre 1848 y 1856. Desde allí partían los transatlánticos hacia Centroamérica. La estación marítima transatlántica se encontraba en el mismo lugar donde ahora está la base de submarinos. ¿Y el nombre del barrio? Procede de la zona que antiguamente frecuentaban los pescadores.
El Petit Maroc es un barrio en plena transformación, un barrio animado, con sus bares, restaurantes y lugares alternativos y culturales como el Ecomuseo de Saint-Nazaire.

A través de Méan-Penhoët…

En torno al pequeño puerto del Brivet, Méan es un antiguo pueblo de marineros, pescadores y agricultores que aprovecha la construcción naval de madera y su conexión con la Brière. En 1862 se estableció el primer astillero moderno en el estuario. La cercana aldea de Penhoët experimentó entonces una nueva historia: industrial, obrera y artesanal. Hoy en día, Méan el histórico y Penhoët forman un único barrio.

Smartphone en mano, explore este barrio con su identidad única y su patrimonio sorprendente.

Una aplicación móvil gratuita «Baludik» y el folleto «Récits de quartier» (versión francesa) le permitirán elegir su paseo patrimonial. Déjese guiar por el personaje de Eugenie durante un paseo de 1h30, siguiendo el hilo de una historia de principios del siglo XX, o por André, un obrero de los astilleros, para trasladarse a los años 50 (1h de caminata). Por último, puede seguir un itinerario más corto con Michelle, Julie y tratar de ponerse al día con el gato Marcel (recorrido de 30 minutos). Estos paseos tras los pasos de estos habitantes nos llevan a los cuatro rincones del barrio.

Monumentos y patrimonio

que descubrir

En los orígenes

Numerosos megalitos y vestigios arqueológicos atestiguan una ocupación muy antigua de la región de Saint-Nazaire. Hace 6.000 años, los Hombres se volvieron sedentarios y construyeron edificios de piedra. El túmulo de Dissignac, una gran tumba, o el dolmen des Trois pierres y su menhir en el centro de la ciudad muestran la organización social y la espiritualidad de los primeros habitantes de la península de Guérande.

El apogeo de Saint-Nazaire: una ciudad orientada al mar

A mediados del siglo XIX, Saint-Nazaire se convirtió en el antepuerto de Nantes. Su destino cambió: la ciudad se desarrolló y se construyó. Se crearon astilleros y la ciudad se convirtió en un puerto transatlántico. A pesar de las destrucciones durante la Segunda Guerra Mundial, todavía se puede descubrir este patrimonio del siglo XIX.

Alrededor de la dársena de Saint-Nazaire, por ejemplo, varios elementos datan de esta época: el antiguo malecón (1835), los 2 espigones con su faro, la esclusa situada al oeste de la dársena, etc. Su paseo también puede llevarle a la antigua estación de tren, inaugurada en 1867 y que actualmente está integrada en el Teatro de la ciudad. La Galerie des Franciscains, una antigua capilla de 1875, se ha transformado en un lugar de exposiciones. Un poco más lejos, siguiendo el paseo marítimo, se encuentra el fuerte de Villès-Martin (1861). En el barrio de Penhoët, los mercados cubiertos datan de 1877.

El puente de Saint-Nazaire

El puente de Saint-Nazaire, terminado en 1975, une las dos orillas de la ría del Loira gracias a su elegante curva y a sus tirantes pintados de rojo y blanco.
Es el puente más largo de Francia: se eleva a 61 m sobre el río y se extiende por 3 356 m entre Saint-Nazaire y Saint-Brévin.

Historia(s) de guerra y paz

en Saint-Nazaire

Saint-Nazaire fue en el corazón de la Primera y Segunda Guerra Mundial. La ciudad conserva las huellas de su pasado, que son verdaderos testigos de la historia y proporcionan una mejor comprensión de la ciudad actual.

La Primera Guerra Mundial

La mañana del 26 de junio de 1917, fue en Saint-Nazaire donde los primeros contingentes americanos pisaron suelo francés. Nada más entrar en guerra del lado de los Aliados, Estados Unidos eligió Saint-Nazaire y Nantes como base número uno para su dispositivo de desembarco. Entre 1917 y 1919, cerca de 198 000 hombres y una media diaria de 4 400 toneladas de mercancías desembarcaron en Saint-Nazaire. Comienza entonces para Saint-Nazaire la época de la presencia de los «Sammies»… Para satisfacer sus necesidades, los americanos realizaron considerables trabajos en el puerto y en la ciudad que contribuyeron a la modernización de la ciudad para los años venideros.

El Sammy

Inaugurado en 1926, el Monumento Americano, también conocido como el Sammy o incluso el «Soldado de la Libertad», conmemora la llegada de las tropas americanas a Saint-Nazaire a partir de 1917. Destruido por el ocupante alemán en 1941, el monumento fue reconstruido de manera idéntica en 1989, gracias a un compromiso franco-americano.

La Segunda Guerra Mundial

Si la Primera Guerra Mundial trajo consigo una presencia extranjera que se asumió bastante bien, no ocurrirá lo mismo durante la Segunda Guerra Mundial. El ejército alemán, que llegó en junio de 1940, hizo de Saint-Nazaire uno de sus puntos estratégicos en la «Muralla Atlántica», construyendo una enorme base para albergar dos flotas de submarinos en el mismo emplazamiento de la antigua estación marítima transatlántica. Ésta no se liberó hasta el 11 de mayo de 1945, tras nueve meses de «bolsillo». Destruida en un 85%, la ciudad será un campo de ruinas alrededor de una base submarina aún en pie…

Saber más
  • Operación Chariot

    A la 1:30 a.m. del 28 de marzo de 1942, después de un peligroso viaje en medio de una flotilla protectora, el destructor británico HMS Campbeltown, cargado de explosivos, se lanzó contra la puerta de la esclusa de Joubert. Diez horas más tarde, el barco explotó, matando a los soldados alemanes que vinieron a inspeccionarlo y dejando inutilizado el dique-esclusa.

    La Operación Chariot logró su propósito: impedir que el acorazado alemán Tirpitz llegara a Saint-Nazaire (el dique-esclusa de Joubert era el único equipo portuario lo suficientemente grande en toda la costa atlántica como para albergarlo), lo que habría reforzado a la Kriegsmarine en sus ataques contra los convoyes aliados. La paralización del puerto de Saint-Nazaire tras esta operación, así como los bombardeos masivos de los Aliados, contribuyeron a debilitar las posiciones alemanas.

    Sin embargo, el número de víctimas humanas fue elevado. 169 británicos murieron, 215 cayeron prisioneros; de los 600 hombres del comando, todos voluntarios, solo 227 lograron regresar a Gran Bretaña. El 28 de marzo de cada año se celebra una ceremonia oficial en el paseo marítimo.

    En Saint-Nazaire, un cañón de Campbeltown recuerda este alto logro militar (instalado por primera vez frente al estuario del Loira, el cañón fue desmantelado en junio de 2016 para ser restaurado; actualmente puede verse de nuevo, pero esta vez en la terraza panorámica, muy cerca de su objetivo de entonces, el dique Joubert).

  • La tragedia del Lancastria

    17 de junio de 1940: más de 5 000 personas, en su mayoría soldados británicos, se apiñaron a bordo del buque británico Lancastria frente a Saint-Nazaire para escapar de las tropas alemanas que avanzaban hacia la costa atlántica. A punto de salir de la entrada del estuario del Loira, el buque fue atacado por un bombardero alemán y se fue a pique en 15 minutos… La tragedia se cobró al menos 4 000 vidas.

    El Lancastria vivió una historia extraordinaria que no deja indiferente a nadie. Su pasado como crucero, barco de pasajeros, transportista de tropas y luego el azar o el trágico destino que le aguardaba en Saint-Nazaire.

La reconstrucción

en Saint-Nazaire

Después de la Segunda Guerra Mundial, la ciudad, destruida en un 85%, fue un vasto lugar de construcción. En catorce años, 12 000 viviendas, un centenar de edificios públicos y 120 km de carreteras remodeladas o nuevas surgieron del suelo… Saint-Nazaire emprende su reconstrucción arquitectónica…

Desde 1948, este impulso constructivo se plasmó en pequeños edificios de inspiración regionalista, tradicional o modernista. Las fachadas revestidas de piedra caliza, ladrillo, arenisca rosa o amarilla pálida, adoquines de vidrio o pintados de blanco proporcionan claridad, mientras que los habitantes de Saint-Nazaire descubren el confort de las viviendas funcionales y luminosas.

El sello de calidad Patrimonio del siglo XX fue creado por el Ministerio de Cultura en 1999 para identificar los notables logros de este siglo en términos de arquitectura y urbanismo. En Saint-Nazaire, el pabellón de deportes conocido como «la Soucoupe», el ayuntamiento, la torre de agua del Moulin du Pé, la base submarina y el gran dique-esclusa de Joubert disfrutan del sello de calidad, gracias a su arquitectura original o a su notable tecnicidad. Éstos son testigos de la audacia y el rigor combinados con el uso del hormigón.

El interés patrimonial de estos testigos de la evolución técnica, económica, social y cultural de nuestra sociedad queda así reconocido y valorado.